07 Mar 2011

La experiencia de un lector digital

17 Comments General, Novela


La misión principal, si no la única de un blog, es ser útil a sus lectores. Por eso quiero contarte mi experiencia leyendo libros en formato digital, sin ánimo de convencerte de sus bondades. Creo que puede resultarte útil si estás pensado en dar el salto a la tinta electrónica y todavía eres reticente, o si ya tienes uno y te interesa saber qué opinan otros compañeros de aventura.

Puede que seas una de esas personas que dicen que no creen que los libros digitales sean lo suyo, por muchas ventajas que digan ofrecer, que nada podrá reemplazar al tacto y el olor del papel.

Hace menos de un año, yo opinaba exactamente lo mismo.

Como informático y aficionado a la tecnología en general, había preguntado con curiosidad a varios amigos acerca de sus lectores electrónicos. Todos, sin excepción, me hablaban de lo satisfechos que estaban con sus (diferentes) dispositivos, de lo útil que resultaban y de lo satisfactorio que resultaba leer en un ereader.

Seguían sin convencerme.

Para mí, un libro tenía que estar impreso, tenía que poder tocarlo, abrirlo, olerlo y sentir la edad del papel. Admirar (o aborrecer) su portada, su tipografía excelente o detestable. Pasar una página se convertía en algo muy similar a una experiencia mágica, un ritual.

Llevado por los altos costes de envío y los plazos desde Amazon en EEUU (donde suelo comprar bastante), decidí hacerme al final con un Kindle. Así evitaría demoras (el envío es instantáneo, a través de la red), y me ahorraría bastante dinero, pues los gastos de envío desde USA suponen casi la mitad del importe de un envío corriente.

Mi primera impresión fue de sorpresa. No pensaba que una pantalla pudiera ser tan poco “agresiva”. Era muy similar al papel.

Para los que no lo sepan, los lectores de libros electrónicos utilizan pantallas de tinta electrónica. Este material no emite luz (a diferencia de las pantallas de ordenador o de las tabletas), sino que fija el texto de la página mediante impulsos eléctricos. Hasta que no llegue un impulso (como el que se envía al pulsar el botón de “pasar página“), el texto permanecerá invariable: la pantalla ha sido “escrita”. Incluso si la batería se acaba, el texto seguirá allí, porque sólo cambia el contenido de la página cuando se le envían los impulsos eléctricos.

Esta es una característica importante, ya que permite que la lectura en este material sea tan gratificante como en papel. De hecho, podría decirse que la pantalla de un lector electrónico es como un papel que se reescribe a voluntad.

Mi segunda impresión fue de comodidad. Cualquier dispositivo lector es menos voluminoso que la mayoría de los libros que se manejan por un lector medio. Mucho menos. Y ofrece múltiples ventajas frente a un libro tradicional.

Para empezar, la página que se está leyendo permanece siempre seleccionada, hasta que decidamos pasarla. No es necesario doblar una punta o dejar el libro en una mesa abierto, boca abajo, para guardar el punto de lectura. Podemos apagarlo y volverlo a encender, y la página, como el dinosario de Monterroso, seguirá allí. Podemos comer y dejar el libro en la mesa, y seguir leyendo: no se cerrará. Podemos mantener una posición de lectura incómoda: sólo necesitamos un dedo libre para pulsar el botón de pasar página. Piensa en todas las veces que no has podido acaciar a tu pareja por tener las dos manos ocupadas en coger un libro, y ya empezarás a ver ventajas (o las verá ella)…

Al menos el Kindle, tiene un diccionario integrado. Basta con posicionar un cursor mediante unas flechas incorporadas sobre la palabra desconocida, y al instante aparecerá su definición. Podemos pulsar otro botón y tomar notas sobre el texto (¡sin mancillarlo!), e incluso compartir párrafos en nuestras redes sociales.

Pero ha sido la tercera “revelación” la verdaderamente poderosa. Se trata de una anécdota que me ha ocurrido hoy y que me ha hecho reflexionar seriamente sobre la excelencia de los libros electrónicos y decantar la balanza a su favor.

Estoy enfrascado en la lectura de “El temor de un hombre sabio“. Como también ocurrió con el primer libro de Patrick Rothfuss, este segundo me está resultando muy entretenido. Compré la edición digital el mismo día de su publicación, y lo leo con la frecuencia que puedo que, para mi desgracia, es bastante baja.

He llevado a mi hija a clase de inglés por la tarde. No me he acordado de coger el dispositivo para seguir leyendo. Sin embargo, dado que Amazon tiene todo un ecosistema de aplicaciones por las que permite compartir un libro que se haya comprado a través suya en tus diferentes dispositivos (Kindle, ordenador, smartphone, etc.), he cogido mi teléfono móvil y… allí estaba el libro. Sincronizado por la última página que había leído.

He pasado leyendo una hora que daba por perdida. Para un amante de los libros, no puede haber un argumento mayor.

Que cada uno saque sus propias conclusiones y se enfrente a sus dudas. Repito lo que he dicho al principio de este post: no quiero convencerte. Ni la mejor de las soluciones funciona para todos los casos, pero creo que si pruebas la experiencia, me lo agradecerás.

¿Cuál es tu experiencia con los libros electrónicos? ¿Eres un “converso” como yo, o sigues prefiriendo el papel a la tinta electrónica?


Comparte esta entrada:
  • Facebook
  • Twitter
  • StumbleUpon
  • Digg
  • del.icio.us
  • Meneame
  • Google Buzz
  • Bitacoras.com
  • email
Tags: , , , , , , , , ,
written by
The author didn‘t add any Information to his profile yet.
Related Posts

17 Comentarios a “La experiencia de un lector digital”

  1. Reply Daniel says:

    Buenisimas razones, una más… el papel!! menos arboles talados descanzaran en tu estante.. yo estoy muy contento con mi nook =D

    • Reply admin says:

      Hola Daniel, bienvenido.

      Ciertamente, el ahorrar árboles es un punto muy a favor. Sin embargo, desconozco los procesos de producción de lectores electrónicos, ni los residuos que generar. Supongo que no será peor el remedio que la enfermedad, pero nunca se sabe.
      Lo que sí se ahorra seguro es espacio en las estanterias jeje
      He oído muy buenas cosas del Nook, pero todavía no lo he podido probar, lo tengo pendiente.

      Gracias por comentar.

  2. Reply perdelwow says:

    Yo soy un converso 😀 me compre un sony ereader pocket editio y es la leche, te ahorras espacio, esfuerzo, dinero… Ganas mucho en comodidad. Yo soy un lector compulsivo 😛 y ahora leo el doble con el ereader 😀

    P.D: Muy bueno el blog

    • Reply admin says:

      Hola Perdelwow, bienvenido.
      Ya somos dos, jeje. El lector de Sony sí lo he visto y probado y me gusta bastante. Prefiero el mío (Kindle) pero es muy bueno también.
      Y efectivamente, se lee más en un “ereader”, lo tengo más que comprobado. Sólo falta tener suficiente material en español y que reduzcan los precios…
      Gracias por comentar (y por los elogios, así da gusto).

  3. Reply J J says:

    Yo me resistí a comprar un lector electrónico hasta hace año y medio. Se ha convertido en una de las mejores compras que he hecho en mi vida.

    Aparte de la conveniencia, comodidad, y eficiencia, uno de los argumentos más interesantes de un lector-e es la enorme disponibilidad de títulos.

    Uno se puede descargar en minutos colecciones de libros (legal o no) con los que pasar una vida leyendo. Por ejemplo, si te gusta la ciencia ficción, la editorial Baen ofrece centenares de títulos gratuitos para bajar. Y éste es sólo un ejemplo.

  4. Reply ChicaGeek says:

    Soy conversa total, como tú 😉 Y además pasé por un proceso casi idéntico al tuyo. Antes de probar los lectores de ebooks, decía aquello de que no hay nada como el papel, que si el tacto, que si el olor… pero el Papyre que me regalaron por mi cumpleaños hace un par de años “me abrió los ojos”.

    Me di cuenta de que leer en un lector de ebooks no tenía nada que ver con hacerlo en un ordenador, que era muy práctico y muy cómodo, hasta el punto de hacerte leer aún más.

    Ahora tengo el Kindle de Amazon y aunque sigo comprando libros en papel, soy una conversa más al formato electrónico.

    El Kindle podrá tener pegas, como dices en tu otro post, pero en general es un gran invento que todos los lectores empedernidos deberían adoptar 😉 Los que no se han convertido todavía, creo yo, es simplemente porque no lo han probado!

    • Reply admin says:

      ¡Exacto! Hasta que se prueba, creo que todos los lectores somos reticentes al ebook, pero una vez se cae una vez en la tentación, no hay quien nos pare.

      Y más lectores geek (como tú jaja), porque podemos seguir leyendo en el móvil en cualquier rato perdido.

      De hecho, normalmente llevo dos lecturas a la vez (salvo que una de ellas sea muy intensa): la del Kindle en casa, y la de la app de Kindle en el iPhone.

      Imposible mejorar eso con papel 🙂

      Un saludo

  5. Reply Salvador says:

    Una cosa es ser amante de la lectura y otra amante de los libros. Yo amo la lectura y los libros y sin son ilustrados, mejor. Para irse de vacaciones selecciono con amor uno o dos, no me hacen falta más. Que lleven batería es suficiente para que no lo tenga ni en consideración. No desdeño su utilidad y capacidad pero repito, uno cosa son los libros y otra los cacharros y esto es un cacharro.
    Además si me compro un libro me gusta que sea mío del todo y que nadie sepa qué y cuánto leo. Los he sostenido en mis manos y me causan un cierta repulsión aunque admito que son el futuro y yo me estoy haciendo viejo

    Un saludo

    • Reply admin says:

      Hola Salvador, bienvenido.

      Esa diferenciación es acertada. Adorar el formato físico del libro no es idéntico a ser un lector intenso, aunque ambas cosas suelen ir de la mano. Curioso el ciclo del hombre lector: de pequeños leemos libros que sólo tienen dibujos, según crecemos disminuimos las imágenes (recuerdo cuando veía un libro sin ningún dibujo y no me atrevía a leerlo), pasamos a leer sólo palabras y cuando ya crecemos, volvemos a los libros con ilustraciones como valor añadido jeje

      En efecto es un cacharro, y no está todo lo evolucionado que debería (si buscas en el blog verás una entrada con algunos de los problemas que tiene). Pero te lo digo por experiencia, si lees mucho, compensa, o si lees en otro idioma (por la ayuda del directorio incorporado).

      Del mismo modo que para otras cosas he sido un “early-adopter”, para los libros digitales pasó mucho tiempo antes de que me decidiera a probarlo en serio; ahora, no lo cambio. Eso sí, sigo leyendo en papel. Hay amigos que han dado el salto completo al digital, no sólo por su confort, sino porque tener hoy día una biblioteca es un lujo de ricos, atendiendo al precio del metro cuadrado de vivienda. Mucha gente no puede ni planteárselo.

      Si no te convencen, ok. De todas formas, creo que evolucionarán muchísimo en los próximos años y casi todo el mundo los usará a diario, aunque como en la Galia, siempre habrá un pequeño reducto de lectores en papel.

      Y todos nos hacemos viejos, cada día un poco más 😉

      Gracias por comentar.

  6. Reply Sonele says:

    Hola. Excelente tu blog! Agradeceria mucho si pudieses publicar un analisis comparativo entre los diferentes e-readers que hay en el mercado, principalmente el Kindle, el Nook, el de Sony u otros que consideres importantes.
    Confieso que quisiera comprarme uno de estos pero lo unico que no me convence es que los contenidos que compras o “bajas” nunca llegan a ser tuyos. Lo que si me llama la atencion es el tema de la portabilidad permanente. Por ejemplo ando de viaje al exterior, acabo de comprar 10 libros que no se consiguen en mi pais y ahora debo lidiar con el peso permitido por la linea aerea… Gracias de antemano por tu atencion y te felicito por esta iniciativa generosa de compartir informacion valiosa con tus lectores.

  7. Reply Pedro says:

    Hola Sonele, bienvenida.

    Me encantaría hacer la comparativa que indicas, pero por desgracia no tengo acceso a más dispositivos lectores que mi Kindle y un Papyre antiguo de una amiga, por lo que sería un artículo algo pobre.

    Si los fabricantes se animaran a enviarme ereaders para pruebas podría hacerlo, pero no está en mi mano.

    Lo del contenido es largo de explicar. Siempre puedes eliminar las protecciones anticopia, guardarte los ficheros de los libros en un disco de seguridad para no perderlos, etc. aunque indudablemente es más tedioso que con tus libros actuales, en los que no tienes que hacer nada para garantizar que siguen siendo tuyos y estando en tu dispositivo.

    Lo de la portabilidad, es simplemente maravilloso 🙂

    Gracias por comentar.

  8. Reply FEDE says:

    Hola que tal, soy un converso digital en este aspecto, no soy un jovencito, mas bien soy un viejo lobo de la lectura. He encontrado varios pros en el Kindle 4 que poseo: Portabilidad, conexión, capacidad, diccionarios, ecosistema amazon, redes sociales, economía. He leído los pros y los contras de los ereaders en este blog, reconozco que ambos son acertados, aunque algo forzados algunas contras, recomendaría amablemente a los amantes de la lectura como yo, probar un ereader, son fantásticos.
    Federico

  9. Reply Gloria says:

    Hola, favor tu opinión sobre esta duda: Si me voy a un parque a leer con mi kindle ( con el temor que me lo roben), tengo que haber hecho un contrato con una compañía de internet? lo del wifi entiendo que debe haber cobertura, pero si no lo hay? favor explícame pronto, es la única duda que tengo con los kindle para comprarlo. Gracias.

    • Reply admin says:

      Hola Gloria.

      No necesitas ningún contrato. El wifi se usa para transferir los libros al dispositivo. Una vez en él, no necesitas la conexión para nada, puedes leer en cualquier lugar.

      Un saludo.

  10. Reply Daniel S Limon says:

    Saludos a todos.
    Llevo toda la semana con comparativas online decidiendo que ereader comprar, bien, por fin ya lo tengo decidido, el caso es que por primera vez he tenido uno físicamente en las manos y la verdad, ¡me ha parecido minúsculo! Era un Sony de 6″.
    Realmente se lee bien en algo tan pequeño? Ya se que se puede agrandar la tipografía, pero claro, no se trata de leer 4 párrafos por página ¿o si?
    Bueno, esa es mi duda, gracias por el post 😉

  11. Reply cesar says:

    Para mi un ebook es como una pagina infinita,, no me resulta relevante cuantas hojas tiene la version impresa del texto ni cuantas paginas deba pasar. Lo q si puedo asegurar es q es sumamente comodo xa leer,, puedo pasar mas horas leyendo confortablemente q con un libro normal. Fue una sorpresa notar como el ebook disminuyó mi fatiga a la hora de leer

  12. Reply Jorge says:

    Hola Pedro

    Este año compré 2 kindle, pues tengo 7 hijos, 5 en etapa de leer libros en el colegio. y me gusta leer. Mi motivación, confirmada con la experiencia posterior fue:

    -la instantaneidad de la adquisición de libros,
    -la portabilidad,
    -la capacidad de memorizar mi personalización (ultima hoja leída, % de avance, etc.)
    -el manejo del tamaño de las letras, contraste y luminosidad,
    -el no consumo de hojas, que consumen arboles y todo lo que significa la industria del papel,
    -tener un producto que no se deteriorará con el paso del tiempo,
    -el bajo consumo eléctrico y duración de la batería

    En síntesis, la experiencia de tener todo bajo control, en poco espacio y siendo sustentable.

    Saludos!

Deja un comentario